La Masonería y yo

Esta es simplemente una página para los interesados en la Masonería y también para aportar conocimientos e ideas a mis Hermanos masones.

Yo pertenezco a la Gran Logia de España que después de ser legalizada en España en 1982 consiguió quince años más tarde recuperar su antiguo nombre del 1889 de Grande Oriente Español.

Después de una de las más trágicos persecuciones que los Masones hayan sufrido en el mundo, durante decenios, en la España fascista de Franco – tal como podrá visualizar el lector en una de las páginas históricas siguientes – la reinstauración de la Masonería tuvo lugar principalmente en la ciudad de Barcelona de la mano de masones que retornaron del exilio. Por este motivo su sede central se halla ahora, yo diría por primera vez, en la citada ciudad y está organizada territorialmente adecuándose en lo posible al esquema autonómico actual del Estado Español. Cada uno de los territorios de la Gran Logia de España goza de amplia autonomía. Y por tradición cada Logia también.

Se debe de tener en cuenta que la Masonería universal viene de diversas organizaciones vinculadas a su antiquísimo origen, pero es después de la época medieval y del renacimiento cuando forman un conjunto integrado. Y esto tuvo lugar en la ciudad de Londres al unificarse varias Logias y dotarse de un único reglamento, las Constituciones del 1723, que son hoy aun de obligado cumplimiento para toda la Masonería mundial llamada Regular o de Tradición, siguiéndose obligatoriamente la premisa de existir una sola llamada Gran Logia por estado o estado federal o reino unificado, como lo son el caso de Gran Bretaña con tres, Inglaterra, Escocia e Irlanda, o con una para cada estado como en USA y demás países federales. Se puede afirmar que los masones iniciados en Logia son muchos millones en el mundo y que en todo caso el espíritu de la Masonería es también compartido por un amplísimo número de ciudadanos comprometidos con su filosofía de construir la fraternidad universal de la humanidad bajo sus históricas premisas de Libertad, Igualdad y Fraternidad y sin distinción ni de razas, ni de creencias, ni de pueblos, pero observando siempre un gran respeto por sus orígenes y tierras dentro de las normas que los mismos masones han protagonizado de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Pactos que no culminan en si mismos ninguno de sus objetivos, y cuya implantación en muchísimos estados tiene mucho que desear a pesar que los hayan formalmente suscrito.

Pero el complemento básico para los masones iniciados va mucho más allá de su entorno social, representa para ellos la propia construcción de su espiritualidad, que no religiosidad, (en el seno de las Logias no se permite tratar de política o religión), y es en su pensamiento donde además de la Tolerancia y la Fraternidad entra en juego incluso el considerar la construcción de su propia moralidad y su propia existencia y destino, cuando en cualquier Logia, o incluso escrito, siempre hacen mención en cabecera de las siglas A.·. L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·. que significan la antiquísima frase de “A La Gloria Del Gran Arquitecto del Universo” que no es de ninguna precisa religión en si misma, sino una advocación sobre la presencia de los humanos en el universo y su personal destino cuando un día, al fallecer, partan hacia lo que los masones denominan su Oriente Eterno.

Y una de las premisas básicas que todos los Masones compartimos es el de no dar lecciones a nadie ni estar en posesión de verdad absoluta alguna. Por ello, en lo que sigue, solo encontrará el interesado algunos escritos con datos y, en lo posible, sin opiniones para que cada uno saque sus propias consecuencias. Y claro sin dejar de trasmitir quien aquí escribe, sus propias ilusiones, y digamos poesía, sobre la Masonería que es intrínseca a su pensamiento desde sus ya muy lejanos años escolares.

Gracias por leerme. Esta no es una página de debate, y por ello reclamo vuestra indulgencia al considerar todo lo que sigue.

Ramon Viñals i Soler.·.