El Duque de Wharton (1698 — 1731)

  • Capítulo 1º.- Prólogo y del 1698 al 1720
  • Capítulo 2º.- 1721 al 1724
  • Capítulo 3º.- 1725 al 1728
  • Capítulo 4º.- 1729 al 1731, y epílogo

Capítulo 1º

Prólogo
1698 al 1720
Falsedades y evidencias sobre su biografía

Duque de Wharton

Sea para bien o para mal el nombre de Philip Duque de Wharton está indisolublemente ligado a los orígenes de la Masonería especulativa en Inglaterra y también en el continente europeo donde fue históricamente de gran importancia como precursor de la expansión de la Masonería moderna, y muy especialmente en España donde fundó la primera Logia continental, y en Francia al convertirse en su primer Gran Maestro.

Además su corta vida se trunco en Cataluña al morir cerca de Tarragona a la edad de treinta y dos años siendo enterrado en el Real Monasterio de Poblet. Existen importantes dudas sobre si falleció de una enfermedad repentina o fue envenenado dada su alta posición como embajador en España del Pretendiente Jacobo III ya que en el momento del evento se dirigía a la corte del mismo en su exilio de los Estados Vaticanos, transportando consigo, tal como más adelante explicaremos, varios baúles con seguramente ayudas monetarias del Rey de España Felipe V, aliado de la causa jacobina.

Y toda la llamada Masonería regular, la más extendida en el mundo, conoce su nombre por hallarse indisolublemente ligado y estampado en las Constituciones de Anderson de 1723, carta magna que es aun hoy de obligado cumplimiento para todos los masones regulares (o de tradición) y que contiene, además de una leyenda sobre los orígenes de la Masonería, sus estatutos y unas normas de la época sobre las reglas para constituir una Logia en un apartado titulado “Aquí a continuación la manera de constituir una Nueva Logia, tal como es practicada por su Gracia el Duque de Wharton, actual Muy Respetable Gran Maestro….”

Solo por este hecho parecería que el Duque debiera merecer el máximo respeto de todos los masones. Pero no es así y sobre todo algunos lo ha venido denigrando en base, principalmente, a consideraciones políticas y patrioteras al tenerlo por traidor a su país al haber abrazado la fe católica y la causa del exiliado Jacobo Estuardo (James III) pretendiente a la Corona Inglesa. Por ello el renombre del Duque sufrió el triste destino de los perdedores de una guerra civil y se construyó contra él una denigrante leyenda que ha venido siendo utilizada, hasta los tiempos actuales, por muchos autores antimasónicos (el mismo General Franco) u otros escritores simplemente perezosos en indagar las aparentes contradicciones que sobre el Duque existen. Más adelante volveremos sobre este tema.

De hecho no existe ningún trabajo moderno sobre la vida del Duque y aquí nos limitaremos a anunciar datos históricos, así como a analizar algunos hechos relevantes de su biografía y de su época, para intentar acercarnos a su perfil personal dado el gran peso que en su vida tienen sus estancias, y su posterior muerte en España, iniciando algunas investigaciones documentales que esclarezcan la autenticidad de algunas aseveraciones hechas sobre la etapa final de su vida.

En la vida de Wharton hay que separar tres aspectos fundamentales: su vida personal, sus actos políticos y sus actividades masónicas. Y ello desde la imparcialidad que proporciona la distancia en el tiempo, pero haciendo un esfuerzo para sumergirnos en lo que conocemos de la manera de pensar, costumbres y circunstancias políticas de su época. Por ello en los eventos cronológicos de su vida trataremos de acotar solo los hechos probados.

Del 1698 al 1720

Nació Phillip, futuro 6º Baron y luego 1er Duque de Wharton, en un 24 de diciembre del 1698, seguramente en Ditchley, Oxon, cerca de Oxford en la casa del Vizconde Lisburne padre de su madre Lucy. De la relevancia de la familia Wharton dice mucho que en su bautizo, en la citada localidad, el 5 de enero de 1699, fueron sus padrinos el Rey Guillermo III y la Princesa Ana de Dinamarca, futura Reina Ana.

Su padre, Thomas Wharton

Su padre, Thomas Wharton

Sin embargo los primeros años de su vida estuvieron marcados por su infancia en contacto con su padre Thomas Wharton ( 1648 – 1715 ), el cual había participado en las negociaciones para la unión o absorción de Escocia en lo que se llamo el Reino Unido, y que fue enviado posteriormente a Irlanda para ejercer el poco envidiable cargo de Lord Lugarteniente entre 1708 y 1710, época durísima y conflictiva para los irlandeses puesto que en ella se aplicaron las terribles leyes penales del 1704 que imponían a los católicos irlandeses la sumisión más absoluta, y aunque Philip contaba en esta época 10-11 años, es de suponer que conoció con intensidad las tensiones de aquellos tiempos. Después, y aún siendo menor de edad accedió a la Cámara de los Lores de Irlanda (seguramente por ser hijo de quien era y empujado por su padre) y ello no puede dejar de tener conexión con su personalidad y con su futura adscripción al bando católico y a los grupos militares exiliados irlandeses y escoceses al servicio de los Estuardo, protegidos por el rey de Francia Luis XIV y luego por el que fue rey de España Felipe V. Es tanto el peso de sus relaciones con Irlanda que, independientemente de su nacimiento en Inglaterra, tanto la Harmsworth’s Encyclopaedia como el Chambers Biographical Dictionary, pasan por alto su lugar de nacimiento y lo citan únicamente como “Político irlandés….??”.

Nacido pues en 1698, y si tenemos en cuenta que falleció en 1731, resulta que descontados sus primeros años de vida, y partiendo del 1715 cuando en el mes de diciembre cumplió 17 años, resulta pues que su vida pública fue de solo 16 años, por lo que con tan escaso periodo resulta fácil el ir comprobando año por año sus actividades.

Veamos a continuación éste Capítulo y siguientes una visión impersonal de su vida, sus actividades políticas y masónicas sobre una cronología anual desde sus 17 años:

1715.- Muere su padre Thomas que había sido nombrado Marqués de Wharton en 1714 por Jorge I, y que ya había regresado de Irlanda a Inglaterra en 1710 por lo que Philip podemos estimar que vivía en su residencia de Wharton Hall en la Cumbria, una fortificación del siglo XV reconstruida en 1544 por Lord Thomas Wharton. Es de notar que a Philip, el 2 de Marzo, o sea con solo 16 años, se le hizo contraer matrimonio “de conveniencia” con Lady Martha, hija del Mayor-General Richard Holmes en una ceremonia irregular denominada de “Fleet”, típica la Edad Media, y que fue abolida por la Marriage Act de 1753.

Mansión de los Wharton

Mansión de los Wharton

1716.- Philip a sus 18 años hereda la condición de Lord en la plaza que detentaba su padre como miembro de la Cámara de los Lores de Irlanda, pero en compañía de su tutor M.Dusoul marcha a “hacer las Europas”, como se denominaba entonces el viaje cultural para completar la educación de los jóvenes ingleses de buena familia, y que lo hacían sobre todo por Francia e Italia. Sabemos que estuvo en Ginebra y Roma pero va a Aviñón, a principios de octubre, para entrevistarse con el llamado “El Pretendiente Estuardo”, que era el joven de 23 años Jacobo Francisco Eduardo Estuardo, denominado Jacobo III de Inglaterra por los partidarios de su fallecido padre (Jacobitas). En Aviñón Jacobo III nombra a Philip Duque de Northumberlands. También Philip visito en Paris a María de Módena que fue la consorte del rey Jacobo II de Inglaterra. Lo que de todo ello resultó un hito importante para todo lo que le sucedió políticamente en el resto de su vida.

Jacobo III, el Pretendiente

Jacobo III, el Pretendiente

1717.- De retorno a Inglaterra (de hecho el 5 de diciembre 1716) entra llanamente en la vida política en la órbita del partido de los Whings en la Cámara de los Lores de Irlanda, donde en una intervención el día 27 de agosto, se revela como un gran orador en una línea política de conciliación entre la Inglaterra católica partidaria de Jacobo III, sustentado por los Tories, y la anglicana sustentada por los Whings. Y es en esta época en la que podemos fijar el inicio formal de sus actividades en Masonería pues entra en contacto con Anthony Sayer en los inicios de la llamada “Gran Logia de Londres y Westminster” constituida el 24 de junio. Hay que tener presente que los padres de la masonería moderna, Anderson y Desaguliers, utilizaron la Logia, en sus formulas y tradiciones, para que la Masonería fuera un lugar de encuentro entre hombres con inquietudes intelectuales, interesados por el humanismo como fraternidad por encima de las separaciones y las opiniones sectarias que tantos sufrimientos estaban causando en Europa la Reforma por una parte y la Contrarreforma por otra. Animaban a deseos de tolerancia y fraternidad, lo que cuadra con la pertenencia del Philip en la Masonería y que nunca abandono a lo largo de su corta vida.

Es en éste año cuando Philip se ve involucrado en un incidente por el que es condenado el 4 de Noviembre a pagar una multa de 105 “pistols” (libras en monedas de oro) por haber roto, junto con otros jóvenes de su edad, un cristal en la cocina de la residencia del Coronel George Grove en unas bromas con una joven doncella del mismo. Tenía 19 años y no se le conocen ni otros incidentes ni relaciones femeninas a pesar de lo cual sus detractores, y con éste único dato, lo tildan de libertino y mujeriego !?. Además lo acusan de jugador, pero más abajo aclararemos ésta falsedad, y también de bebedor, extremo éste del que no se encuentra ni el más remoto indicio.

1718.- El 28 de enero en Westmorland, se le otorga el título de Duque de Wharton

1719.- El 7 de Marzo tiene un hijo de su esposa Martha que fue bautizado como Thomas, el nombre de su padre, el día 29 de marzo.

1720.- Pero al año siguiente en un viaje a Londres su hijo contrae una grave gripe y muere el 1 de marzo sin haber cumplido aun el año siendo enterrado en Winchendon. Y es en este año cuando le ocurre un grave percance financiero: pierde una inversión de 120.000 Libras Esterlinas, cantidad enorme en la época, y ello en el muy repetidamente mencionado por sus detractores, el “South Sea Gamble” como si fuera un juego de azar. Se trataba de una inversión, digamos de Bolsa, que fue un gran fraude. Lo que hoy diríamos jugó a la Bolsa, pero jamás un juego de azar como sugiere una mala traducción de “Gamble”. Al igual que en las falsas acusaciones de mujeriego sus detractores, o mejor dicho calumniadores, tomaron sus pérdidas en esta operación de bolsa como si lo fueran de un jugador, cuando en realidad su inversión lo fue por patriotismo. Por cierto que otro gran perjudicado y arruinado lo fue Isaac Newton. Y para justificar la que había sido una prudente inversión de Philip en la “South Sea Company” baste con decir que sus directores y responsable eran personajes de la máxima categoría social y del gobierno como se verá en lo que transcribimos a continuación:

“By the end of September (1720) the stock (of South Sea Company) had fallen to £150. Company failures now extended to banks and goldsmiths as they could not collect loans made on the stock, and thousands of individuals were ruined, including many members of the aristocracy. With investors outraged, Parliament was recalled in December and an investigation began. Reporting in 1721, it revealed widespread fraud amongst the company directors and corruption in the Cabinet. Among those implicated were John Aislabie (the Chancellor of the Exchequer), James Craggs the Elder (the Postmaster General), James Craggs the Younger (the Southern Secretary), and even Lord Stanhope and Lord Sunderland (the heads of the Ministry).. Craggs the Elder and Craggs the Younger both died in disgrace; the remainder were impeached for their corruption. The Commons found Aislabie guilty of the “most notorious, dangerous and infamous corruption”, and he was imprisoned.The newly appointed First Lord of the Treasury Robert Walpole was forced to introduce a series of measures to restore public confidence. Under the guidance of Walpole, Parliament attempted to deal with the financial crisis. The estates of the directors of the company were confiscated and used to relieve the suffering of the victims, and the stock of the South Sea Company was divided between the Bank of England and the East India Company. The crisis had significantly damaged the credibility of King George I and of the Whig Party”

En definitiva se trataba de una inversión para salvar las finanzas de Inglaterra, después de la Guerra de Sucesión de España y que fue un gran escándalo y fraude financiero con conexiones gubernamentales semejantes a los muchos de España. Y en éste singular caso España estuvo presente porque todo el negocio que supuestamente debía de realizar la South Sea Company se basaba en un acuerdo (basado en el Tratado de Paz de Utrecht) para comerciar con los entonces puertos españoles de las Américas del Pacífico, y con el fin de resarcirse Inglaterra de los costes en la guerra de Sucesión de España. Para los economistas la bancarrota de la South Sea Company es un primer ejemplo, bien estudiado, de un efecto burbuja en bolsa. En cualquier caso varios de sus promotores terminaron con el cuello cortado en la Torre de Londres. Podemos intuir que la culpa de los gobiernos de Jorge I, y de su partido, el de los Whigs, es otro de los elementos de la desafección de Philip para con los Hannower y su apoyo a los Jacobinos. Dado que este tema, además de ser muy interesante, es básico en la biografía de del Duque de Wharton a quien le interese puede consultarlo:

http://en.wikipedia.org/wiki/South_Sea_Company

En cualquier caso el estallido, tanto de la burbuja financiera llamada entonces del Mississippi en Francia, como la de la Compañía de los Mares de Sur en Gran Bretaña, fue la primera crisis Europea que la arrastro a una aguda depresión económica y sentó las bases para la Revolución francesa en 1789, y tanto para Francia como para Inglaterra todo fue como consecuencia de la Guerra de Sucesión en España.

Por otra parte el infundio de que el Duque era un pobre hombre arruinado (…por sus vicios y el juego ¡?) queda como una calumnia más porque a pesar de la enrome pérdida sufrida con la South Sea Company, en 1725, cinco años después de la dicha quiebra, y por motivo de exiliarse de Inglaterra, redacto testamento dejando diversas importantes dádivas económicas y propiedades así como nombrando albaceas, tal como veremos más adelante.

Capítulo 2º – 1721 al 1724

Escándalo del “Hellfire Club”

Escándalo del “Hellfire Club”

1721.- Este año se caracterizo por el llamado escándalo del “Hellfire Club”. Como ya debe saber el lector el General Franco era un obseso anti masón. Ver en esta web el trabajo “El Holocausto Masónico en la España de Franco” y en especial lo que se explica sobre su libro “MASONERIA” publicado con su seudónimo de J.Boor. Pues bien en la página 134 del mismo dice textualmente refiriéndose a Philip:

“Presidente de un Club titulado {Llamas del Infierno}, con máscaras impías, blasfemas y libidinosas, perseguían en Londres la propagación del vicio, su carencia de virtudes, su ambición y su ateísmo forzosamente habían de llevarle hacia la masonería, que lo recibió con los brazos abiertos”.

La fundación de los Hellfire Clubs se atribuye a Philip aunque como máximo quizás fue uno de sus miembros. Pero de éste club en algunos escritos de la época se dice textualmente que fue fundado en 1719 por Francis Dashwood, 15th Baron le Despencer (December 1708 – 11 December 1781) was an English rake and politician, Chancellor of the Exchequer (1762–1763) and founder of the Hellfire Club”, y se han dicho y escrito hasta hoy en día muchísimas cosas sobre el Club, pues existen más de 20 novelas, y también varias películas, e incluso programas de TV y juegos del Hellfire. Este Club estaba integrado por personas de la élite y la cultura y se conformaba como una entidad secreta, con miembros que guardaban absoluto silencio de sus rituales, al gusto muy inglés, y después norteamericano. Estos clubs han perdurado hasta nuestros días, sobre todo en el ámbito universitario. Nótese que la frase English Rake se refiere a tanto a una persona bohemia como a “calavera inglesa”….y podemos afirmar que aun hoy perduran estos clubs con base en las más selectas universidades, como en la estadounidense de Yale, con el secreto club “Skull & Bones”. Algo de bueno deben de tener estos clubs cuando aún existen hoy en día y además son calumniados y odiados por las más integristas organizaciones cristianas. Véase la portada del TIME en la que se atribuye a Benjamin Franklin su pertenencia al Hellfire Club.

Y en léase lo que se dice aun hoy en día sobre el Hellfire Club en la web que incluye la anterior portada del TIME:

www.jesus-is-savior.com …” Males prostitutes and whores are commonplace at Bohemian Grove and Skull and Bones island. Just as Ben Franklin was an occultist devoted to Satan, so also are George Bush Sr. and Jr., John Kerry, Henry Kissinger, and other puppets today. British Prime-minister, Winston Churchill, was a druid witch”

Resumiendo, la pertenencia del Duque ha esta organización, y al menos quizás hasta su exilio de Inglaterra cuatro años más tarde, es más bien prueba de lo mucho que se valoraba su personalidad humana e intelectual no siendo ningún impedimento para su posterior pertenencia a la Masonería, y además en su más alto rango como Gran Maestro. Es todo un ejemplo de lo que se vende como negativo y que es en realidad positivo.

1722.- Si bien existen noticias de que Philip conoció en 1719 a masones importantes, como Desaguliers en1720, Payne en 1721 o a Lord Montagu, es en éste año del 1722 en el que es nombrado Gran Maestro e instalado el 24 de junio para el año masónico en curso (el año masónico se toma de solsticio a solsticio, y el mandato de un Gran Maestro era entonces por solo doce meses, costumbre que se mantiene en algunas Gran Logias) y ello sucedió en el Stationers’Hall, importante edificio construido en 1606, y justamente al lado de la Catedral de San Pablo (recordar que las primeras Logias que deciden constituirse como un cuerpo único eran las que trabajaban en la construcción de San Pablo). Aun hoy se celebran importantes eventos en este Hall:

Stattioners’ Hall en la actualidad

Stattioners’ Hall en la actualidad

Respecto la personalidad masónica del Duque solo se conocen algunos eventos debido a que todo lo relacionado con la Masonería no se publica, y además en aquella época la Gran Logia de Londres no llevaba, ni ella ni sus Logias, libro de actas. Con todo el que fue Venerable Maestro de la logía inglesa de investigación Quatuor Coronati Lodge No. 2075, el Teniente Coronel Freddie Seal-Coon (Q.E.P.D.) amigo del prominente Masón en España RH Eric O’Hara, que me lo presentó, se avino a buscarme toda la documentación posible y ello con la ayuda de otro Masón eminente, el R.H.Frederick Smyth. Pudimos ver que de lo que existe documentado se pueden deducir algunos datos seguros sobre Wharton, sacados claro de retazos documenten de la Gran Logia de Inglaterra desdel 1717. De ellos resulta probado que el Duque fue iniciado en 1721 en la Logia King’s Arms (actualmente aun existente con el Nº 28 del registro en Londres de la United Grand Lodge of England y denominada Old King’s Arms Lodge) y que se reunía en el Freemasons’ Coffe House, de el Londinense Belton Street, cerca de Long Acre (siguiendo la vieja tradición de reunirse las Logias en cafes y bares, ésta lo hizo en varios diferentes hasta 1865 que se traslado al Masonic Hall) y después de proclamado Gran Maestro de la entonces denominada Gran Logia de Londres para el periodo 1722-1723 sabemos que continúo de Venerable Maestro en la antes citada Logia hasta su exilio en 1725.

1723.- Este año se produce hecho más relevante durante su periodo de Gran Maestro y es haber publicado las llamadas Constituciones de Anderson, auténtica carta magna de todos los Masones del mundo:

Portada de las Constituciones de 1723

Portada de las Constituciones de 1723
Portada en la que se ve al Duque de Montagu presentando las nuevas Constituciones, con los compases, al Gran Maestro Duque de Wharton, siendo los otros tres presentes en el primer plano del grabado el Diputado Gran Maestro Dr.Beal y los dos Vigilantes Joshia Villeneau y Thomas Morrice, y asomando detrás del Duque el Dr. Desaguliers Pasado Gran Diputado.

Es importante resaltar que el Duque de Wharton llevo siempre consigo su espíritu masónico y fue el primer y más principal divulgador de la Orden en Europa creando Logias en España, Francia y seguramente divulgando la Masonería en la misma Italia Papal como luego veremos.

Sabemos que en la Logia del Duque habían miembros tanto católicos como anglicanos y que políticamente el Duque se esforzó en conciliar vencederos y vencidos como lo demuestra la brillante defensa que hizo éste año, en la House of Lords, de Atterbury, Obispo de Rochester y Dean de Westminster que además era jacobita y estaba encarcelado en la Torre de Londres desde 1722. Dice su biografía:

“In 1722 he was arrested at the Deanery and taken to the Tower of London, charged with conspiracy to set the Jacobite Pretender on the throne. He was deprived of his offices and sent to Paris in permanent exile, where he died on 22 February 1732”

Es importante tener en cuenta que en las Logias de la época había desde aristócratas hasta aun algún operativo y por primera vez en Inglaterra se admitía a judíos que tradicionalmente estaban proscritos por la sociedad. (hay quien sostiene que el término “judeomasónico” arranca de esta situación). El Obispo terminó también exilándose y tanto su Capellán como su Secretario, el Reverendo Moore, fue tomados por el Duque a su servicio con los mismos empleos y lo acompañaron en su posterior exilio.

Para adentrarnos en el contexto político-religioso de la época vemos como diferentes eventos comentados se mezclan en un todo (el tema de la South Sea Company, Jacobitas y Hannovers, católicos y protestantes) transcribimos a continuación unos párrafos de una crónica de aquellos revueltos momentos:

“After the South Sea Bubble had burst, the Jacobites launched another initiative. Atterbury took part in early discussions with the Jacobite agent George Kelly, but as always counselled caution, and insisted that the essential prerequisite was a military invasion from abroad. During the winter of 1720–21 he was also drawn into negotiations with the beleaguered chief minister, Charles Spencer, third earl of Sunderland, who at this point was anxious to secure tory support to save his own political career”

1724.- En este año, y ya muy cerca de tener que exiliarse, diríamos que la vida masónica del Duque transcurrió con cierta tranquilidad y solo hemos encontrado dos eventos significativos.

El primero se refiere al primer Gran Maestro que tuvo la Gran Logia de Londres en 1717, Anthony Sayer , que era un “gentleman” pero no un noble como sus sucesores que determinaron, por su prestigio social, la expansión de la Orden de los Masones. Por lo visto Sayer sufría grandes dificultades financieras y tuvo que acudir a la caridad de la Orden, cosa que le facilito el Duque de Wharton, mediante su Logia, la King’s Arms no.28, el 21 de Noviembre de éste 1724.

El otro evento, muy difundido por los detractores de Philip fue el que, posteriormente llamaron el “escándalo” de los Gormogons. A este respecto hay que hacer dos precisiones. La primera es la abundancia de asociaciones a las que los ingleses de la época, como los de ahora, estaban aficionados (la Masonería Regular de la Gran Logia Unida de Inglaterra admite que sus miembros formen parte hoy en día de más de 12 organizaciones independientes con sus ritos, grados y leyendas sobre antiguos orígenes). La segunda es que los periódicos ingleses, los más abundantes de la época fueron los primeros en realizar periodismo de sátira, con escritos y caricaturas. Baste para ello examinar las publicaciones de Londres en el siglo XVIII: Weekly Journal, Saturday Post, Daily Post, Plain Dealer, Daily Courant, British Gazette y también se leía en Londres la Dublin Gazette.

Es éste Club, o Orden secreta de los Gormogons, muy normal en la época, como la Masonería, y parece ser visible este año 1724 diciendo su ritual ser originaria de China y de las doctrinas de Confucio. Así el Daily Post del 3 de Septiembre publica un anuncio diciendo textualmente: “Whereas the truly ANTIENT NOBLE ORDER OF GORMOGONS, instituted by Chin-Qauw Ky-po, the first Emperor of China (according to their account), many thaousand years before Adam,and of which the great philosopher Confucius was OEcumenical Volgee, has lately been brought into England by a Mandarin, and having admitted several Gentlemen of Honour into the Mystery of that most illustrious order, they have determined to hold a Chapiter at Castle Tavern in Fleet Street ….” Y en el Weekly Juornal y el Saturday Post del 17 de Octubre aparece una nota. “We hear another ancient Society is started up in Town, of GORMOGONS, of much greater Antiquity and Reputation tan the Free Masons; for whereas the latter can deduce their original but from the Building of Babel, the former derive theirs some thousand years before Adam. The Order was lately brought over from China by a Mandarin, who is now departed for Rome, to establish a Lodge in that City, as he has done in London”

Por lo demás parece claro que los Gormogones tuvieron contactos con los masones de la época y fueron en cierta medida como una competencia. En cualquier caso tampoco fue un tema baladí y sin importancia y habrá que hacer más adelante un estudio específico de su historia y no solo por los conflictos de intereses con la Masonería de la Gran Logia de Londres y la mención al Duque de Wharton, sino que aparecen noticias de conexiones y menciones de aquella Orden sobre hechos de la época como referentes al Emperador de China del que curiosamente se dice: “…the Emperor of China an open Enemy of the Missionary Jesuits and not to the Jesuits at large…” y aparecen los conflictos en Constantinopla, el Zar de Rusia, el entonces captivo Sha de Persia….y hasta el Jefe Afgano de la dinastía Suwafi….y ya para que se entienda el revuelo político en la época se menciona que el primer Emperador de China, como dice el anuncio de más arriba, fundó la Orden. Y para mayor embrollo hay que ver la conclusión que aparece en el interesante estudio del Dr. Loss, el cual opina: “..three conjetures, the Gormogons I) That de OEumenical Volgi was no less tan the Chevalier Ramsay, then at Rome in attendance upon the Pretender; II) That the movement was a deeply laid scheme on the partof the Jesuits to attain certain ends; III) That in the Gormogons we meet with the percursos of the Schismatic Mason sor ANCIENTS… the first and last of these suppositions may be passed over, but the second is more plausible, especially if for JESUITS we read ROMAN CATHOLICS…

Y no deja de ser notorio que también se mencione en relación con los Gormogones al llamado Caballero Ramsay, pieza importante para el rito masónico llamado Escocés Antiguo y Aceptado al que se atribuyen la creación aquí también un sinnúmero de grados (El Riro Escocés tiene actualmente los grados del 4 al 33 después de los tres clásicos de la Masonería de Aprendiz, Compañero y Maestro). Precisamente en éste año del 1724 viajó Ramsay a Roma y fue introducido, por el Duque de Wharton, en la corte de Carlos Eduardo Estuardo en calidad de tutor de sus hijos. También Ramsay fue Jacobino.

Pero Hay que añadir que en realidad Ramsay solamente realizó un discurso en París el 27 de diciembre de 1736. El Discurso de Ramsay, famoso para los Masones (del que se piensa fue publicada el 21 de marzo de 1737) donde exponía una transmisión directa de los Cruzados a la orden masónica. En realidad, jamás promovió la creación de los llamados altos grados caballerescos, y solo menciona a los Templarios en un escrito póstumo titulado Philosophical principles of natural and Revealed Religión (1749) donde afirma : “Todo masón es un caballero templario”.

Medalla que exhibían los Gormogones

Medalla que exhibían los Gormogones

Finalmente hay que hacer notar una costumbre de la época tal como la relatan los periódicos: el que todos estos grupos y sociedades, aunque fueran de secretas actividades, hacían desfiles por las calles tal como aun lo hacen aun algunas Logias de Inglaterra y otros países (en los que quien escribe a participado), o por ejemplo la Orden de Orange en Irlanda del Norte. Y otra particularidad de la época es que los periódicos ingleses fueron los primeros del mundo, los precursores, en burlarse de personas o asociaciones con caricaturas, como la publicada sobre los Gormogones en la que se mofaban de éstos y por añadidura de los Masones

Caricatura en grabado de una procesión de los Gormogones

Caricatura en grabado de una procesión de los Gormogones

Y para rematar la intrascendencia de la existencia de este club de los Gormogons, como un club más dentro de la prolífera existencia de clubs en la Inglaterra de la época (algunos, como otros aun existentes, bastante ridículos en sus rituales y en los orígenes que dicen sustentarlos) baste con decir que el mismo Obispo Atterbury perteneció al siguiente: “Findings from the State Papers at Kew has established that Atterbury was the ‘Grand Prelate’ of the Jacobite Order of Toboso in England (The Order of Toboso was a Jacobite fraternity named in honour of Dulcinea del Toboso, the imaginary amour of Don Quixote). Both Charles Edward Stuart and Henry Benedict Stuart were members

Capítulo 3º – 1725 al 1728

1725.- Éste si fue un año crucial en la vida del Duque. Tiene que exilarse de Inglaterra para no volver jamás. A finales del mes de Junio embarco hacia Rotterdam, con cuantiosas pertenencias suyas y con su secretario, el católico Reverendo Moore, y criados. Hay indicios de que se dirigió a Viena, aunque se desconoce que le llevo a visitar la capital de los que fueron enemigos de de Inglaterra en la Guerra de Sucesión en España. Pero a continuación se va a Paris donde residía entonces el también exilado Obispo Atterbury y todo el núcleo de los jacobitas que buscaron la protección de Luis XV de Francia.

Pero el hecho más importante es que el Duque de Wharton, antes de partir exiliado de Inglaterra, y previendo su difícil retorno, redactó Testamento el 15 de junio, y del cual hemos podido obtener copia.

Copia del Testamento del Duque de Wharton

A continuación copia del Testamento del Duque de Wharton

Y tal como hemos dicho el citado documento es prueba de que la posición del Duque en la sociedad era importante, que mantenía la titularidad de sus propiedades, que a pesar de las pérdidas debidas a la estafa de la South See Company tenía recursos económicos, y como se verá a continuación era realmente partidario de la causa Jacobina pues solo hay que ver algunos de los nombres de sus albaceas y beneficiarios:

El hijo primogénito del Conde Conningsby que fue encarcelado en la Torre de Londres por su adhesión a la causa jacobina.

El Conde de Orrery, pupilo del tantas veces citado Obisbo Atterbury, y habiendo estado los dos juntos prosionesos en la Torre por ser Jacobitas.

A Sir Christopher Musgrave, quinto Baron de Eden-Hall que suscito controversia por haber brindado por la salud del Pretendiente en compañía del Duque de Wharton, y famoso por estar nombrado en la balada “The Luck of Eden Hall” un célebre canto festivo para brindis en banquetes que ha llegado hasta nuestros días e insertado en muchas composiciones musicales como por ejemplo en una de Robert Schumann.

A Charles Caesar que fue Tesorero de la Marina Inglesa y que también lo encontramos citado cartas de Wharton al Pretendiente enviada desde Rotterdam.

A su primo George Lockart que también fue arrestado por Jacobino en el Castillo de Edimburgo.

Así pues resulta que un gran número de los citados por Wharton en su Testamento están conexos con la causa Jacobita. Y es de notar que no existen en el Testamento conexiones de personas que pertenezcan a la Masonería. Más adelante trataremos de su posterior testamento hecho antes de morir en España.

1726.- Fueron muchos los viajes del Duque en un año de intensa actividad política. Pues se traslada de Paris a Madrid, viaja a Barcelona para embarcar hacia Roma, donde recibe de Jacobo III la Orden de la Jarretera, y regresa a Madrid. Existían grandes relaciones entre España y su Rey Felipe V con el exiliado Jacobo III y no se conoce otro nombre de embajador entre ambos como no sea el del Duque de Wharton lo cual ha quedado absolutamente demostrado por sus últimas voluntades antes de morir. Su actividad política debió de ser muy importante porque enterada de la misma el Gobierno de Inglaterra resulta que el Rey Jorge se rebaja a escribirle una carta redactada en estos términos “..a su recto, fiel e integro primo el Duque de Wharton…” pidiéndole que en un mes regrese a Inglaterra. Y ello también lo prueba un trabajo, nada imparcial ni respetuoso, del Bro.R.F. Gould publicado en 1895 en las “Transactions of the Lodge Quatuor Coronati, Vol.8 del 1895” en el que se cita y se dice, en la pág. 127, que Jacobo III “The English mock-monarch held his court at Rome under the protection of the Pope, and thither Whaston repaired on leaving Vienna, where he had executed the very delicate misión with which he was entrusted, to the entire satisfaction of the Pretender. The order of the Garter (la ya citada Orden de la Jarretera) and the ducal titles of Wharton and Northumberland where then conferred upon, (el de Wharton le venía de mucho antes de herencia) , and he was sent as ambassador to Spain, arriving at Madrid in April 1726”.

Pero en este año ocurren tres hechos básicos en su vida: el 14 de abril muere su esposa Martha sin, como dicho, haber tenido otro hijo que el que murió prematuramente. Luego se convirtió formalmente al catolicismo, en fecha desconocida, pero necesariamente antes del 26 de julio en que contrajo nupcias con María Teresa O’Neill O’Brien, dama de honor de la Reina de España e hija del Coronel irlandés Henry O’Neill O’Brien (en algunos escritos el nombre de O’Brien está escrito como O’Beirne o como O’Byrne, también el de O’Neill aparece como O`Nelly).

1727.- En este año se produce el episodio más interesante, más interesante por inexistente. Se trata de su supuesta pertenencia al Ejército Español y concretamente su presencia en el ataque al Peñón de Gibraltar en éste 1727. Podemos afirmar que lo anterior solo consta en algunas de sus biografías o menciones (las más antiguas). Por ejemplo no cita tan trascendente cuestión el trabajo de la “Quator Coronati Lodge” de 1918 pero si el de 1895 que llega a afirmar como más esencial que: “…he left Rome and went by sea to Barcelona…and the Spanish Commander appointed him his Aide de Camp…after the siege the King of Spain appointed him as “Colonel Aggregate”, to one of the Irish Regiments, called Hibernia” y solo en un libro panfletario de Mark Blackett-Ord titulado “Hell-Fire Duke: The Life of the Duke of Wharton” donde se dice:”In 1727 he served as volunteer at the siege of Gibraltar, where wounded in the foot, 14 may, being for his prowess app. Col-Aggregate of Irish regt. in the Spanish service” y sigue refiriéndose a tiempos siguientes: “Being now penniless, he rejoinded his regt., the Regt. of Hainault, at Lerida, in Spain, where he remained, living on his pay and in failing health, till his death”.

De lo que se deduce que algunos de sus detractores lo tildan, aparte de traidor a Inglaterra, de pobre hombre arruinado y que vivía de la paga en el ejercito con cargos, situaciones y circunstancias inexistentes.

Naturalmente que sobre el tema de “traidor” esto dependen del punto de vista y hemos visto en muchos hechos históricos en los que el perdedor es el traidor cuando no el terrorista.

Lo de su pobreza es absolutamente falso y lo comprobaremos en las circunstancias de su muerte, actuando siempre en la prominente posición de Embajador del pretendiente Jacobo III en España. (Naturalmente que le fueron confiscadas sus propiedades en Inglaterra y sus títulos allí, pero que fueron recuperados por sus sucesores legales y la Baronía de Wharton resurgió con descendientes hasta hoy mismo, y a los que más adelante nos referiremos).

Lo del Regimiento de Hainault es una confusión de nombres. Fue un Regimiento de las coaliciones en las Guerras de Flandes y curiosamente tiene alguna relación con el Duque de Luxemburgo que era su coronel en 1726.

Veamos algo sobre los tan traídos y llevados regimientos escoceses e irlandeses al servicio primero del Rey de Francia Luis XIV y que éste cedió al futuro Felipe V de España para apoyarlo en la Guerra de Sucesión. Algunos de estos regimientos han permanecido como regimientos españoles hasta casi hoy mismo como el Regimiento Ultonia. Pero de todo lo dicho contra el Duque de Wharton (y muy ligado a los acontecimientos de su prematura muerte) era necesario esclarecer si estuvo o no en alguno de estos regimientos de escoceses o irlandeses.

Para ello, quien aquí escribe, al haber realizado junto al General Ramón Salas Larrazabal (E.P.D.), gran historiador de los hechos militares españoles (Historia del Ejercito Popilar, Historia de la Guerra Civil Española…) diferentes conferencias para la reforma del Ejercito Español, después de los eventos del 23 de febrero, pudo conseguir acceso a los archivos del Servicio Histórico Militar, situado entonces en la calle Mártires de Alcalá 9 de Madrid, donde el Coronel Vega le facilito todos las cajas y rollos fotocopiados referente a los Regimientos de Infantería de la época que estamos tratando y en especial el Rollo 47, Legajo 8 referente al Regimientos Irlanda (antiguo Guardia de la Reina de Inglaterra 1688), Regimiento Hibérnia (del 1709) i Regimiento Ultonia (antiguo Mac’Aulif 2). Es de observar que por Real Orden del 27 de febrero 1717 fueron declarados sus miembros con los mismos derechos que los militares españoles. Y en relación con el Regimiento Irlanda otra Real Orden de 18 de mayo de 1715 (dada en Barcelona) estipulaba que “ no tenga Coronel que no sea de la Nación Irlandesa”.

Hay que tener en cuenta que los archivos del ejército son extremadamente detallados y meticulosos por razón de saber exactamente cuáles eran TODOS los datos de su personal a efectos de ascensos, de curricular militar, de antigüedad, de los hechos y lugares y heridas de guerra….ya que al final todo revertía en sus graduaciones militares y en su paga y en su sueldo para cuando fueran jubilados. Todo está extremadamente detallado.

Y para más exactitud hemos examinado los demás regimientos involucrados en los hechos del reinado de Felipe V sin resultado alguno. Respecto de los antes citados Regimientos está atestado que:

El Regimiento Irlanda regresó en 1720 de Sicilia a Barcelona. En 1727 estuvo acantonado en Valencia y de ésta ciudad marchó a Oran embarcando en Alicante al mando del Conde de Beerhven.

El Regimiento Ultonia al mando del Coronel Lacy en 1720 está en Alicante, en 1727 en el sitio de Gibraltar, y en 1731 en Cataluña desde donde embarca en 1732 a la reconquista de Oran.

Y el tan mencionado Regimiento Hibérnia (nombrado entonces Hibérnia Nº2 y antes “La Columna Hibérnica”) estuvo en el sitio de Barcelona de 1714, en 1719 lo encontramos en Sicilia, y en 1721 está desplazándose por guarniciones de Cataluña pero en 1727 envía solo dos Batallones al sitio de Gibraltar, y en 1731 embarca en Tarragona hacia el Ducado de Parma (lo que veremos tiene relación con el Duque en su último viaje antes de morir) con motivo de la ayuda de los Borbones a Antonio Farnesio, pero a la muerte de éste de allí también marcha a Oran.

1728.-Fue un año importante para la Masonería. El Duque de Whartom, el 15 de febrero, funda en Madrid la primera Logia del Continente Europeo, que consta inscrita en el registro de la Gran Logia de Inglaterra con el nombre de “Three Flowers of Lys – (Frenchs Arms) n.27 in St. Bernard St. Madrid” (actualmente la no.27 es la Egyptian Lodge en Londres). En 27 de enero de 1758 fue cambiando su número de matrícula por el núm.50, y otra vez cambiada al núm. 44 en 1744, vuelta a numerar con el núm. 27en 1755 para ser finalmente borrada de los anales de la Gran Logia en 1768. Por su localización a ésta Logia también se la denomina en algunos textos como La Matritense.

Grabado del Retablo de Logias con 3 Flores de Lys en el Nº 50

Grabado del Retablo de Logias con 3 Flores de Lys en el Nº 50

De este evento fundacional podemos deducir las siguientes consecuencias:

1.- Que si era al principio la Nº 27 éste era el número de Logias existentes en Inglaterra en 1728 y por ende en el mundo y los registros de la Gran logia citan solo 52 Logias todas ellas en Inglaterra y solo “La Matritense” en el Continente.

2.- Que a pesar que ya era pública y notoria la adscripción del Duque de Wharton a la causa Jacobina ello no era óbice para que lo sigan considerando Pasado Gran Maestro, manteniéndose en la Masonería su esquema básico de aceptar todas las procedencias y religiones.

3.- Que parece poco congruente la fábula de que en Mayo del año anterior estuviera “como voluntario en el asedio de Gibraltar” y fuera un “pobre hombre arruinado”.

4.- Que el espíritu de la Masonería seguía animándolo profundamente y, como veremos más adelante, le acompañó en el resto de su vida. Esto está en concordancia con lo que se dice en el The Freemason’s Pocket Reference Book que escribió el pastor protestante James Anderson…..”the Duque wasvery assiduous in visiting Lodges”.

De este 1728 existen retazos de noticias sobre varios viajes del Duque a Paris y Roma. De sus estancias en Paris, donde es lógico contactara con la numerosa colonia de exiliados jacobinos, existe la tradición de que entre mayo y julio de éste año Wharton confirió las primeras patentes a las primeras Logias creadas en el continente europeo.

Capítulo 4º – 1729 al 1731 y EPÍLOGO

1729 y 1730.- Agrupamos los eventos de estos dos años porque al igual que del 1728 tenemos notas de múltiples viajes desde Madrid a Paris y a la corte del Pretendiente en Roma, lo que es acorde con la función de embajador que le confirió Jacobo III.

Tal como se ha dicho más arriba se puede atribuir al Duque la instauración de la Masonería en Europa continental, empezando naturalmente por Francia.

Lo que se ha dicho de que en Paris agrupó a las Logias, sobretodo militares, creadas en Escocia en 1688-1699, alrededor de Jacobo II Estuardo, carece de credibilidad en referencia a la Masonería surgida en Londres, a menos que nos remontemos a las ancestrales logias de masones operativos escoceses.

Pero lo que si es determinante es la creación por Wharton, en ejercicio de su vigente autoridad, de la Gran Logia de Francia y de la que fue su primer Gran Maestro, así como de la primera Logia en Paris denominada St. Thomas Lodge. Los Estatutos de la Gran Logia de Francia de 1735, en el apartado de los “Deberes de los Masones Libres” dicen: “Reglamentos modelados según aquellos dados por Felipe, Duque de Wharton, Gran Maestro de las Logias del Reino de Francia”. Y que Wharton fue su primer Gran Maestro ha quedado modernamente atestado en forma irrefutable por los llamados “Documentos Suecos” que habían sido enviados a Suecia por la Gran Logia de Francia, y fueron recuperados en la subasta de la biblioteca del Conde Bernardotte celebrada en Ámsterdam en 1956 en la que los adquirió el banco “Banque Nationale de Paris” (BNP) para luego cederlos al Archivo Nacional Francés, donde ahora se encuentran depositados.

Por otra parte lo que da fe de la solvencia de esta Gran Logia de Francia, primera en el continente europeo, es que se conoce exactamente que su primer Diputado Gran Maestro lo fue en 1735 MacLeane (James Hector MacLeane, 5º Baronet de Duart, que se exilió a Francia junto con Wharton en 1728) y que con la marcha del Duque a España ejerció de Gran Maestro y le sucedió el 27 de diciembre del 1736 Lord Derwentwater ( Charles Radcliffe, hijo de Eduard Racliffe y Mary Tudor la hija natural del rey Carlos II; regreso a Inglaterra y fue decapitado en la Torre de Londres el 9 de diciembre de 1746).

Un hecho trascendente de esta primera época de la masonería continental es que todos sus protagonistas son partidarios del Pretendiente, Jacobo III, y todos conectados con el Duque de Wharton como figura preeminente. Y para los estudiosos de la Masonería sépase que en estos cruciales momentos de la implantación y expansión masónica, Wharton era muy amigo del llamado Caballero Ramsay, famoso por el discurso que se le atribuye, hecho en 1737, en la antes citada St.Thomas Lodge y que dio origen al rito masónico llamado Escoces, Antiguo y Aceptado. De hecho sabemos, como ya dicho, que teniendo Ramsay penurias económicas fue socorrido por Wharton colocándolo de preceptor de los hijos de Jacobo III en su corte de Italia.

1731.- Este año el 31 de mayo muere Philip Duque de Wharton cuando aún no había cumplido los 33 años de vida.

Sabemos que de regreso de Paris por Bilbao estuvo en Madrid y de allí volvió a partir a principios del mes de mayo hacia Tarragona con intención de embarcar con destino a Italia hacia la corte del Pretendiente Jacobo III Estuardo.

Y ello lo hizo acompañado por el Regimiento Hibernia, que iba también a embarcar en el Puerto de Tarragona con destino a la casi guerra de Parma. Es lógico que el Duque viajara en compañía de este regimiento. Por una parte como protección personal y habida cuenta de lo que transportaba consigo, tal como veremos más adelante. Y por otra porque en en dicho Regimiento consta como oficial su cuñado el Teniente O’Nelly (o O’Neil, del que en los archivos militares españoles consta haber sido promovido a a capitán, coronel y finalmente a Capitán General de Aragón).

Resultan absolutamente falsos los dos infundios dirigidos contra Wharton que aseguran, refiriéndose a su muerte, que: 1.- Que en aquel tiempo se dirigió a incorporarse a su regimiento en Lerida??, y 2.- Que murió pobre y recogido por los monjes de un convento??. Véase la falsa descripción oficial que de los eventos de su muerte se hace en la página 135 de las Transactions AQC de 1895:

1731.-At the beginning of this year, he declined so fast, being in his quarters at Lerida, as to be of unable to walk from his bed to the fire-side without assistance.Two months later, however, he recovered a little strength,and experienced some benefit from drinking a certain mineral wáter in Catalonia. But the relief was of fleeting charácter. Lying unconscions and destitute of all necessaries at a small villaje, the brethren of a Bernardine Convent, close at hand, had him removed to their house, There he lingered for a week, and dying the last day of May, was buried by the community in the same simple manner they inter the brethren of their own Order.

No es de extrañar que después de ésta panfletaria descripción de la muerte del Duque (toda ella falsa como veremos a continuación) que en la misma publicación, un párrafo más abajo se transcriba una poesía que comienza diciendo “Wharton, the scorn and wonder of ours days”. Y que continua inmediatamente transcribiendo la siguiente cita “It is difficult to give an account of the Works of so mercurial a man, whose library was a tavern, and women of pleasure his muses”.

La realidad es muy otra. Dejando aparte aquella supuesta ida a Lérida, está claro que antes de embarcar el Duque falleció. No sabemos que le causo la casi repentina muerte en la flor de su vida y con una previa muy buena salud si tenemos en cuenta la multitud de viajes y actos en los que últimamente estaba involucrado. Podemos pensar que tuviera una afección rápida (hizo testamento, como veremos más abajo, el 19 de mayo, 17 días antes de su muerte), ya que una larga enfermedad no cabe en el espacio de tiempo entre su salida de Madrid y su proyectado embarco en Tarragona.

Si acierta el cronista inglés en que estuvo en un lugar famoso por sus aguas medicinales, y ello es seguro fue alrededor de donde se le enterró, las villas de Espluga de Francolí y Vimbodí, a 50 kilómetros de Tarragona, donde se encuentra, según el texto inglés anterior el “Bernardine Convent ¿?” en el que fue enterrado pero que es ni más ni menos que el Real Monaterio de Poblet, quizás el más importante de Cataluña donde están enterrados la mayoría de sus Reyes y nobleza. El Monasterio es de hecho una fortaleza medieval y no hay que olvidar que los Abades ejercían también poder militar y llegaron a tener un poder inmenso.

Justamente cuando ocurren los hechos que relatamos era en 1731 Abad Feliu Genover y el Monasterio había sufrido los vaivenes consecuentes a la Guerra de Sucesión, primero se había decantado por Carlos III (que en 1706 visitó el Monasterio) por lo que después de la caída de Barcelona en 1714 fue asaltado (según los anales de Cesar Martinell, 1827) por 1000 soldados de las tropas de Felipe V, que habían estado en el sitio de Barcelona, con intención de quemar el Monasterio y su hospital y encausaron al médico y cirujano condenándolos a muerte, pero él entonces Abad Escuder pudo solventar la situación pagando 1000 escudos de oro a los soldados (hay cosas que nunca cambian). De este último evento resalta el hecho que fueron regimientos de irlandeses y escoceses los que también estuvieron en la batalla de Barcelona y muy concretamente el Hibernia, justamente en el que viajaba Wharton, y seguramente conocían el lugar.

Vistas y detalles del Real Monasterio de Poblet

Vistas y detalles del Real Monasterio de Poblet

Vistas y detalles del Real Monasterio de Poblet

Por lo tanto lo primero que podemos deducir es que los Monjes no iban a enterrar en lugar tan noble a un pobre hombre recogido por caridad y que muriera allí pobre y solo, tal como pretenden algunos autores ingleses. Y es justamente éste hecho lo que despertó el interés, y las suspicacias, de quien aquí escribe.

Y además entierran al Duque en sepultura relevante en el suelo de la capilla del Santo Cristo, justo a la derecha de la galilea entrando en la iglesia, enfrente de la capilla de la Virgen de los Angeles, y en tumba de lápida entera, junto a la del Abad (1564-1583) Joan de Guimerà. Naturalmente no fue una tumba prevista con antelación y la piedra de su lápida estaba simplemente esculpida con la inscripción:

HIC JACET EXMUS
D.PHILIPUS WHAR
TON ANGLUS DUX
MARCHIO ET COMES
DE WHARTON MARCHIO
DE MALSBURSI ET CARTH
LOCH COMES RATH
FASNUM VICE CO
MES DE WINCHINDON
BARO DE TRIM EQUES
ST. GEORGJI (ALIAS
DE LA GERRATIERA)
OBIIT IN FIDI EC
CLESIAE CATHOLICAE
ROMANAE POPULETI
DIE 31 MAII 1731

Y ya resultaba raro que los monjes se tomaran tantas molestias. A parte del elevado coste de la tal tumba; no es normal que su “caridad” llegase a tal extremo. Y tampoco es necesario insistir que solo a un personaje relevante se le admite en el recinto de la misma iglesia del Monasterio (los frailes son enterrados en el cementerio exterior detrás del ábside) y se le otorga tumba con inscripción en lugar prominente. (La última tumba que se preparó en el Monasterio fue para el padre del Rey Juan Carlos I pero no llego a ser utilizada por insistencia del Gobierno de España en que lo fuera en EL Escorial)

Eduard Toda i Güell

Eduard Toda i Güell

Sin embargo lo que destruye toda la leyenda negra urdida contra el Duque de Wharton es su testamento antes de morir y que fue encontrado por Eduard Toda i Güell, eminente erudito, y al final de su vida restaurador y conservador del Monasterio de Poblet (Eduard Toda i Güell fue un eminente erudito, amigo y colega de Gaudi, de trayectoria de muy significativa. Había nacido en Reus en 1855. como Gaudí. Estudió derecho en Madrid y estableció una gran amistad con Víctor Balaguer, francmasón de amplio historial y cuyo nombre han llevado varias logias masónicas. Amigo de Emilio Castelar (asimismo francmasón) en 1873 ingresó en el Ministerio de Estado como diplomático. Fue vicecónsul en Macao, Hong-Kong y Shangai. A partir de 1871 colaboró con distintos medios de prensa, en especial, con revistas de la “Renaixença” (La Ilustració Catalana y La Renaixença). En 1884 fue destacado como cónsul en Egipto y participó en excavaciones arqueológicas en Tebas, donde obtuvo el núcleo de su valiosa colección de antigüedades egipcias que, en la actualidad, pueden visitarse en el Museo Arqueológico de Madrid y en el Museo Víctor Balaguer de Vilanova. Dedico los últimos años de su vida a la restauración de Poblet)

De hecho Toda recuperó el Libro Palida Mors del Monasterio donde se recogen todos los datos de los enterramientos nobles, y reproduce en sus anales publicados en 1883, lo que dispuso Wharton el 19 de mayo de 1731:

“mandando que dos baules con papeles importantes que tenia en tarragona y la medalla de sant jorge que llevaba puesta, y la orden de la jarretiera, fueran entregados al rey (jorge iii) que se encontraba en roma…..lo que el abad de poblet hace cumplir por el baron pecman.”

Con ello queda hecha cumplida versión de la importancia social, e incluso económica, del Muy Respetable Gran Maestro de la Gran Logia de Inglaterra Duque de Wharton.

EPÍLOGO

El nombre del Duque de Wharton sigue, hasta hoy mismo, apareciendo en todo el entorno de la Masonería, y ha sido utilizado por sus enemigos para denigrar a los Masones, y también por algunos desinformados que escriben hoy en día sobre Masonería.

Y sus restos, cenizas y tumba han sido incluso tristes protagonistas en los últimos

Tiempos, tal como se explica en esta misma web en el trabajo:

El Holocausto Masónico en la España de Franco” (En el capítulo del 1945 – 1963)

La lápida de su tumba, maltrecha y rota después que fuera echada en un campo por los monjes retornados a Poblet, en mayo de 1952, yace en un rincón del cementerio exterior que está detrás del ábside de la iglesia. Parece ser que los monjes al cabo de un tiempo prefirieron recuperarla, pero si cuando violaron la tumba quedaba algún resto no sabemos lo que sucedió, aunque hay noticias en la web que hablan de algunas cenizas (la tumba ya había sido profanada por los busca tesoros después del abandono del Monasterio por motivo de la Ley de desamortización de Mendizábal de 1836-1837).

Actualmente la tumba de Wharton está ocupada por unos particulares, suponemos de benefactores de los monjes, la Familia Comamola, y debemos afirmar que sin culpa de los citados, lo ocurrido con la tumba está en contra de todo Derecho Civil y Canónigo. (Por lo demás, y sin entrar en detalles, las tierras y propiedades y el título del Condado de Wharton fueron rehabilitados y, excepto evento que nos sea desconocido, la actual sucesora, la Duquesa de Wharton, reside en Portugal).

Quien aquí escribe no puede cerrar este trabajo sin dar constancia de que en 1993 la reinstaurada Gran Logia de España, por iniciativa de su Gran Maestro entonces Luis Salat Gusils D.E.P.G.O. quiso reparar el daño causado al Hermano Duque de Wharton para que nos portásemos con él como los auténticos masones deben. Para ello diré sucintamente que quien esto escribe se entrevisto con el Alcalde del Municipio donde radica el Monasterio, La Espluga de Francolí, y acordamos dedicar al Duque una plazoleta que se construiría a la salida de la villa, en la carretera de va hacia el Monasterio y exactamente donde se halla la Cruz de Termino. El Arquitecto José Luis Sayos del Castillo realizo un proyecto basado en un monolito frente a un embaldosado blanco y negro y franqueado por tres columnas que el Pleno del Ayuntamiento aprobó. Y al mismo tiempo quien escribe visito varias veces al Abad Maur Esteva E.P.D. con la pretensión de que se nos permitiera a la Gran Logia de España restaurar la maltrecha lápida con el fin de que pudiera estar después expuesta en el Museo del Monasterio con placa explicativa a pactar. Todo fue en vano, los monjes de negaron y el proyecto no se realizo. Y valga como complemento que hubo un reencuentro accidental en Roma, en la biblioteca vaticana, entre quien escribe y el Abad Maur Esteve, entonces Abad General del Cister, pero la reticencia contra la Masonería seguía existiendo.

Estado actual de la capilla donde estuvo la tumba y de la lápida de su tumba

Estado actual de la capilla donde estuvo la tumba y de la lápida de su tumba / Diseño del monolito propuesto